musica

domingo, 22 de junio de 2014

.- EL EXTASIS DE TOM .- 22 Y 23 (PARTE 1, 2 (1/2))

CAP 22
Visto en perspectiva, que Tom se olvidara de mencionar que no iba a terapia no tenía importancia. O eso pensó ____. Discutieron un poco al respecto, pero estaban demasiado preocupados por los problemas con la universidad como para prestarle más atención.
Un día de la semana siguiente, Tom recibió una fría nota de Jeremy comunicándole que se había entrevistado con la señora Jenkins y con Paul. Aparte de esa nota, no tuvieron ninguna otra comunicación de la universidad.

David Aras pasó la noche del viernes solo en el despacho de su casa, con una botella de whisky Jameson. No era algo tan excepcional. Como responsable de Estudios de Posgrado, a menudo se llevaba trabajo a casa. Pero esa noche se encontraba metido en una situación tan compleja como delicada.
La demanda por acoso sexual de la señorita Peterson había sido puesta en duda por más de un testigo. Sin embargo, la demanda por fraude académico contra la señorita Mitchell lo había alertado sobre un posible caso de confraternización entre ____ y el profesor Kaulitz. El problema era que las pruebas eran contradictorias.
Según la información que le había proporcionado el profesor Martin, Paul Norris había pintado un retrato inmaculado de la señorita Mitchell. Mientras el whisky le quemaba la garganta, David se preguntaba si el señor Norris vería alas en la espalda de todas las mujeres con las que se relacionaba o si sólo tenía debilidad por las jóvenes de Selinsgrove, Pensilvania.
(Dondequiera que estuviera eso.)
Según el señor Norris y la señora Jenkins, la señorita Mitchell era una joven tímida, a la que el profesor Kaulitz tenía manía. Paul Norris afirmó que el profesor había discutido públicamente con ella en uno de sus seminarios.
Después de la discusión, Kaulitz le había pedido a la profesora Picton que supervisara el proyecto de la señorita Mitchell, dado que la joven era una amiga de la familia y podía haber conflicto.
Eso había sido una sorpresa.
El profesor Kaulitz no se había opuesto a la admisión de la señorita Mitchell al programa y eso que sabía que él era el único especialista en Dante. Si el conflicto de intereses era tan evidente, ¿por qué no se había manifestado antes en contra? ¿O por qué no se lo había comentado al profesor Martin al inicio del semestre?
Los expedientes del profesor Kaulitz y de la señorita Mitchell no tenían sentido. Y a David no le gustaban las cosas que no tenían sentido. (En su universo, las cosas eran siempre lógicas y sensatas.)
Mientras le daba vueltas a las pruebas, insertó un dispositivo USB en el ordenador. Abrió la única carpeta que contenía y empezó a revisar el listado de correos electrónicos del profesor Kaulitz, que el Departamento de Información y Tecnología le había facilitado. Ajustó los parámetros para que se mostraran solamente los mensajes enviados o recibidos a o por la señorita Mitchell, la señorita Peterson, el señor Norris y la profesora Picton.
La búsqueda pronto dio frutos. El primer correo enviado por el profesor Kaulitz a la señorita Mitchell tenía fecha de octubre de 2009.
*Querida señorita Mitchell:
Necesito hablar con usted sobre un tema bastante urgente.
Por favor, contácteme lo antes posible. Puede llamarme al siguiente número de móvil: 416-555-0739.
Saludos,
Prof. Tom J. Kaulitz
Profesor
Departamento de Estudios Italianos / Centro de Estudios Medievales
Universidad de Toronto

El segundo mail era la respuesta de la señorita Mitchell a ese mensaje:
*Dr. Kaulitz:
Deje de acosarme.
Ya no quiero nada con usted. No quiero conocerlo. Si no me deja en paz, me veré obligada a presentar una demanda por acoso. Y eso es lo que haré si se pone en contacto con mi padre. Inmediatamente.
Si cree que voy a permitir que algo tan insignificante me aparte de mis estudios, está muy equivocado. Necesito otro director de proyecto, no un billete de vuelta.
Saludos,
Señorita ___ H. Mitchell
Humilde estudiante de máster,
que pasa de rodillas más tiempo que cualquier puta.
Posdata: Devolveré la beca M. P. Kaulitz la semana que viene. Felicidades, profesor Abelardo. Nadie me ha humillado tanto como usted el domingo pasado.

El doctor Aras enderezó la espalda y releyó los dos correos, examinando cada palabra.
Aunque tenía una vaga idea de quién era Pedro Abelardo, lo buscó en Google para refrescarse la memoria. Eligió una biografía que le pareció fiable y empezó a leer.
«Quod erat demonstrandum», pensó.

CAP 23 (PARTE 1)
En su casa del centro de la ciudad, Jeremy Martin estaba tumbado en su sofá de piel, escuchando a Beethoven con los ojos cerrados, mientras su esposa se preparaba para acostarse. Como catedrático de Estudios Italianos, era responsable de mucha gente, incluido el personal docente y los alumnos. Saber que Tom había salido con una antigua alumna le preocupaba mucho.
Sabía que la demanda de Christa Peterson era maliciosa, pero debía ser tomada en consideración, como todas las demandas. El hecho de que tuviera razón en que Tom y ____ estaban saliendo daba credibilidad al resto de sus acusaciones. Tom era su amigo y colega, pero al mantener su relación en secreto lo había puesto en una situación muy incómoda ante David.
A lo largo de su carrera, tanto en Estados Unidos como en Toronto, había visto a muchas jóvenes y prometedoras alumnas convertirse en juguetes sexuales de sus profesores. Su esposa, sin ir más lejos, había visto arruinados sus estudios de lingüística por un profesor/amante cuando se había hartado de soportar su alcoholismo. Las heridas de Danielle habían tardado años en cicatrizar. Aún en esos momentos se negaba a tener nada que ver con la universidad.
A Jeremy le dolería que la carrera de ___ tuviera el mismo final.
Pero por otro lado no podía permitir que el profesor estrella de su facultad fuera acusado y vilipendiado por una infracción que no había cometido. Si David Aras llevaba adelante la investigación, Jeremy haría todo lo que estuviera en sus manos para asegurarse de que se hiciera justicia. Y si no lo lograba, al menos se aseguraría de proteger su departamento.
Por esa razón se horrorizó tanto al encontrar copias de cartas dirigidas al profesor Kaulitz y a la señorita Mitchell entre su correo, el primer jueves de marzo.
Maldiciendo entre dientes, leyó el contenido de las cartas antes de hacer una discreta llamada a uno de sus contactos en la oficina de David Aras. Media hora más tarde, llamaba al profesor Kaulitz.
—¿Has mirado el buzón de tu casa esta mañana?
Tom frunció el cejo.
—No. ¿Por qué?
—Porque he recibido copia de la carta en la que te anuncian que la señorita Mitchell y tú estáis siendo investigados por mantener una relación inadecuada mientras ella era tu alumna.
—Joder.
—Exacto. ¿Estás sentado?
—No.
—Pues siéntate. Acabo de hablar con un contacto en la oficina de David Aras. _____ ha presentado una demanda contra Christa Peterson y ésta ha respondido amenazando con demandar a la universidad por permitir que ____ haya recibido trato de favor por acostarse contigo. La acusación de Christa forma parte del proceso que se ha abierto sobre tu relación con ____.
—¡Es ridículo!
—¿Lo es?
—Por supuesto que lo es. Es totalmente absurdo.
—Me alegra oírlo, Tom, porque la universidad se toma estos asuntos muy en
serio. La oficina del rector le ha encargado a David y a otras dos personas que formen un comité que investigue las acusaciones. Os citarán a ____ y a ti para que os presentéis ante ellos, juntos.
Tom soltó una maldición.
—¿Quiénes están en el comité?
—Mi contacto no me lo ha dicho. Lo bueno es que se trata sólo de una vista de investigación. Según lo que recomienden los miembros del comité, la oficina del rector decidirá si se presentan cargos o no. En caso afirmativo, ____ y tú deberéis comparecer frente a un tribunal disciplinario. No hace falta que te explique las consecuencias, si las cosas llegan hasta ese punto.
—¿Por qué no me ha llamado David? Todo esto podría resolverse en diez minutos.
—Lo dudo. No paran de llegar quejas y acusaciones y tú estás en el centro de todas.
Tom sintió que el corazón le dejaba de latir.
—¿Crees que seguirán llegando?
—Tengo mis sospechas, pero no hay nada confirmado.
—¡Maldición! —Tom se frotó los ojos bruscamente—. ¿Crees que estamos en apuros?
—Te recomendaría que dejaras de hablar en plural y te centraras en tus problemas. Ese plural es lo que te ha metido en esto.
—Responde a mi pregunta, por favor.
Jeremy echó un vistazo a las cartas que tenía delante.
—David tiene dudas sobre la legitimidad de las calificaciones de ____, por lo que ha dejado su nota temporalmente en el aire. Eso implica que su expediente estará incompleto hasta que se resuelva el asunto.
—No podrá graduarse —susurró Tom.
—Las normas de la universidad obligan a suspender la nota definitiva hasta que las infracciones estén resueltas.
—Así que, dependiendo de lo que se tarde en llegar a una conclusión, no podrá ir a Harvard.
—Si el asunto se resuelve a su favor, se le mantendrá la nota con efectos retroactivos, aunque mucho me temo que para entonces ya habrá perdido la plaza en Harvard. A menos que pueda convencerlos de que esperen a la resolución del caso.
—Su admisión está condicionada a que acabe los cursos aquí de manera satisfactoria. Puede intentarlo, pero no creo que esté en situación de pedir nada. Si Harvard se entera de esto, retirarán su oferta.
—En ese caso, lo mejor será que empiece a rezar para que el asunto se resuelva cuanto antes. Y, francamente, yo que tú haría lo mismo. Si te declaran culpable de fraude académico, lo más probable es que pierdas la plaza.
—Joder. —Tom dio un golpe en la mesa—. ¿Cuándo hemos de presentarnos frente al comité?
—El veinticinco de marzo, jueves.
—Eso nos deja menos de un mes para resolverlo todo antes de que ____ tenga que graduarse.
—Ya sabes que los procedimientos universitarios van a paso de tortuga. —Jeremy carraspeó—. ¿No estás preocupado por ti? ¿Ni un poquito?
—No especialmente —contestó Tom.
—Pues deberías estarlo. Te confieso que tú eres mi principal preocupación, aunque lamentaría ver el futuro académico de ____ amenazado.
—No permitiré que eso pase.
—Y yo no permitiré que sacrifiquen a uno de mis mejores profesores. —Jeremy respiró hondo—. Según la normativa que se os acusa de violar, tu responsabilidad es mayor que la de ella. Se dice que la has evaluado siguiendo criterios que no son los de sus méritos académicos.
—Eso es ridículo y tienes la documentación que lo demuestra.
—No, no la tengo —replicó Jeremy, dando unos golpecitos a los papeles que tenía delante—. Tengo documentación, pero es incompleta. No me notificaste vuestra relación hasta hace muy poco y ahora mi jefe no para de hacerme preguntas. ¿Te haces una idea de la posición en la que me has puesto? Cada vez que el rector me pregunta algo, parece que acabe de caerme del guindo y que no tenga ni idea de lo que pasa en mi propio departamento.
Tom hizo una profunda inspiración antes de preguntar:
—¿Qué tratas de decirme?
—Que la has jodido bien jodida, Tom, no hay otra manera de decirlo. No pienso poner en peligro mi trabajo de tantos años sólo para cubrirte las espaldas.
Él no supo qué decir.
—¿Por qué no me dijiste que estabas saliendo con ella? —continuó Jeremy—. Fui yo quien te contrató, por el amor de Dios.
—No pensé que fuera asunto tuyo ni de nadie con quién me acostaba.
—No puedes estar hablando en serio. —Jeremy maldijo entre dientes—. Conoces las normas que regulan las relaciones con los estudiantes. Mantener tu relación con ____ en secreto te hace parecer culpable.
—Jeremy, ¿puedo contar con tu apoyo o no? —preguntó Tom, apretando los dientes.
—Haré lo que pueda, pero es posible que no pueda hacer mucho. En tu lugar, yo iría a hablar con la Asociación de Profesores y haría que un representante del sindicato me acompañara a la reunión.
—Todo esto no es más que una caza de brujas iniciada por una alumna contrariada. Lo único que quiere Christa Peterson es que me despidan.
—Es muy posible, pero no te pierdas en las anécdotas de este culebrón, porque lo que es innegable es que has violado la normativa universitaria. Y eso hace que la administración esté mucho más receptiva a aceptar que también eres culpable de los demás cargos. Por cierto, he recibido un correo del decano. Me pregunta por la beca M. P. Kaulitz. Por tu bien, espero que no tengas nada que ver con esa beca.
Tom soltó una retahíla de improperios, pero Jeremy lo interrumpió.
—Si no tienes abogado, amigo mío, éste sería un buen momento para contratar uno.
Mascullando entre dientes, Tom colgó el teléfono, se dirigió al comedor y se sirvió una copa.
Aunque Tom notificó su situación a la Asociación de Profesores, rechazó que lo acompañaran a la vista. Pablo opinaba que su propia presencia resultaría más intimidadora que la de un representante sindical, aunque dejó claro que si la reunión acababa en cargos, sería recomendable incluirlos en las negociaciones.
Le aconsejó también usar la táctica del bloqueo y lo animó a instruir a ____ en lo que no debía decir. En caso de que ella no colaborara, Pablo pretendía argumentar que la joven era una estudiante impresionable y psíquicamente inestable que se había obsesionado con Tom siendo aún una adolescente y que no había parado hasta seducirlo.
Confiando en que su cliente le seguiría la corriente, Pablo no se molestó en hablarlo con él.

Los consejos de Soraya tenían mucho en común con los de Pablo. Le dijo a ___ que no dijera nada y, en caso de que la presionaran, que culpara a Tom de todo. Soraya estaba encantada con la idea de echarle la culpa a él. Lo pintaría como un profesor mucho mayor que ella, con un pasado de desenfreno, que había seducido a una alumna inocente con promesas de un futuro en común duradero y feliz. Cuando ____ replicó que quería decir la verdad, ella le dijo que era muy mala idea.
Planeaba sacar a relucir la reputación de hombre promiscuo de Tom, así como sus roces con las fuerzas del orden.
Al igual que Pablo, confiaba en la colaboración de su cliente y, por lo tanto, no se molestó en especificarle a ____ los detalles de su estrategia.

La noche antes de la vista, ___ se despertó al oír que algo golpeaba la ventana de su apartamento. Al principio pensó que estaba soñando, pero cuando el sonido se repitió, saltó de la cama y descorrió la cortina. Tom estaba allí, con la nariz pegada al cristal. Con el abrigo y la boina, hundido en la nieve hasta la rodilla, tenía un aspecto desesperado, casi frenético.
Abrió la ventana y se hizo a un lado. Una bocanada de aire helado entró con él en el apartamento. Una vez dentro, cerró la ventana de golpe, corrió el seguro y devolvió las cortinas a su posición original.
—Tom, ¿qué estás haciend...?
Pero no pudo acabar la pregunta, porque él la estrechó entre sus brazos. Notó el olor del whisky cuando él la besó. Aunque sus labios estaban helados, su boca y su lengua eran cálidos y acogedores. El ardor de sus besos, profundos y sensuales, se extendió por la piel de ___.

CAP 23 (PARTE 2)
—¿Estás borracho? ¿Qué ha pasado?
Él se apartó un momento, pero sólo para quitarse el abrigo y la boina. Luego, en seguida volvió a abrazarla, acariciándole los brazos con sus dedos helados; desabrochándole la chaqueta del pijama y deslizando una mano en su interior para acariciarle los pechos.
Mientras se despojaba de la camisa, la empujó hacia atrás. ____ se quitó el pijama mientras él se libraba del resto de la ropa. En pocos segundos estaban desnudos. Tirando de ella, Tom la atrajo hacia sí y la abrazó, rodeándose las caderas con sus piernas. Nunca se habían desnudado y amado con tanta urgencia.
Después caminó con ella en brazos hasta la puerta. Le acarició el sexo con los dedos helados mientras le atrapaba un pezón con la boca y succionaba.
____ gritó, sorprendida por su inesperado fervor. La diferencia de temperatura de sus cuerpos se fue igualando poco a poco. El firme torso de Tom se calentó al entrar en contacto con sus suaves y cálidas curvas. Cuando notó que ya estaba preparada, la embistió, clavándose en ella y gruñendo contra su cuello. Al notarla tan cerca, se relajó un poco. No quedaba espacio entre ellos. No había nada que los separara.
Su cópula fue rápida y escandalosa; probablemente la conexión física más intensa que habían tenido nunca, superando incluso al polvo contra la pared en Florencia. No tardaron mucho en estallar de placer, con el corazón desbocado y la sangre corriéndoles acelerada por las venas. Agarrándose con fuerza el uno al otro, gritaron de éxtasis antes de derrumbarse, saciados, sobre la estrecha cama de ____.
Tom la estaba aplastando, pero ella no dejaba que se moviera. Él trató de apoyar el peso en uno de los brazos, pero no quería romper el contacto total, piel contra piel.
____ le acarició el pelo y le dijo lo mucho que lo amaba, mientras él enterraba la nariz en su cuello, inhalando su aroma. También le dijo que no necesitaba beber si tenía problemas, que podía hablar con ella.
Tom suspiró.
—Estoy hablando contigo —susurró, besándole los hombros—, pero no me escuchas.
Antes de que ____ pudiera protestar, la besó. La discusión murió antes de empezar, ya que
Tom la excitó de nuevo hasta que unieron sus cuerpos una vez más.
Al despertarse a la mañana siguiente, el apartamento estaba en silencio. Aparte del cerrojo de la ventana sin correr y del aroma a sexo que permanecía pegado a su cuerpo y a las sábanas, no había ni rastro de ningún visitante nocturno.
Buscó por el estudio, esperando encontrar una nota, un mensaje, algo. Pero no encontró nada, ni siquiera un correo electrónico. Y una sensación de pánico la invadió.
Al día siguiente, siguiendo las instrucciones de Soraya, ____ se dejó el pelo suelto, lo que la hacía parecer más joven e inocente. A las once en punto de la mañana se reunió con la abogada en el pasillo, frente a la sala de juntas.
Tom y Pablo ya estaban allí, con las cabezas muy juntas y hablando apresuradamente en voz baja. Los dos iban vestidos con traje oscuro y camisa blanca. Pero Tom llevaba también una pajarita verde que resaltaba el Cafe de sus ojos.
Sus miradas se cruzaron sólo un instante, pero bastó para que ____ se diera cuenta de que estaba preocupado. No sonrió ni la saludó con la mano. Parecía que quisiera mantener las distancias.
Ella se le habría acercado, pero Soraya la sujetó y la hizo sentar en un banco, al lado de la puerta. De repente, ésta se abrió y un joven muy corpulento y enfadado salió al pasillo.
—¿Paul? —____ se levantó.
Él se detuvo y la miró sorprendido.
—¿___? ¿Estás bien? Dime que no...
Se interrumpió bruscamente al ver a la abogada, que se había levantado y se había acercado a su cliente. Se quedó mirando boquiabierto a ambas mujeres hasta que, entornando los ojos y maldiciendo entre dientes, se dirigió a la escalera.
—¡Paul! —lo llamó ____, mientras él desaparecía escaleras abajo.
—¿Lo conoces?
—Es un amigo.
—¿De verdad? —Soraya parecía sorprendida.
—¿Por qué? ¿Os conocéis?
—El año pasado demandó a una de mis clientas. Durante ese caso fue cuando me gané el odio del doctor Aras.
____ tardó unos instantes en procesar la información. Al comprenderla, se sentó con cuidado.
«¿Soraya fue la abogada de la profesora Singer? ¿Dónde me he metido?»
La ayudante del doctor Aras, Meagan, interrumpió sus pensamientos al abrir la puerta y anunciar que los miembros del comité preferían entrevistar al profesor Kaulitz y a la señorita Mitchell juntos.
Tras una breve consulta con los respectivos abogados, Tom y ___ entraron en la sala seguidos de Pablo y de Soraya. En cuanto se hubieron sentado, en lados opuestos del pasillo, David Aras empezó a hablar. Según su costumbre, comenzó por presentarse él y presentar luego a los otros miembros del comité, los profesores Tara Chakravartty y Robert Mwangi.

CAP 23 (PARTE 2/1)
—La doctora Chakravartty, vicepresidenta de Diversidad.
Ésta era una mujer pequeña y hermosa, de origen hindú y pelo largo y liso, oscuro como sus ojos. Llevaba un traje negro y un gran pañuelo de color naranja rodeándole el torso como si fuera un sari. Le dirigió a ____ una sonrisa tranquilizadora, entre miradas agresivas en dirección a David Aras.
—El doctor Mwangi, vicepresidente de Asuntos Estudiantiles.
El profesor Mwangi era un keniata-canadiense que llevaba gafas de montura metálica y una camisa sin chaqueta ni corbata. Era el que iba vestido de un modo más informal de los cuatro y el que tenía un aspecto más amigable.
Cuando le sonrió a ____, ella le devolvió la sonrisa.
El doctor Aras prosiguió con unos cuantos comentarios introductorios.
—Señorita Mitchell, profesor Kaulitz, se les ha notificado por carta el motivo por el que se ha requerido su presencia. Con motivo de la investigación sobre la demanda de conducta inadecuada, señorita Mitchell, hemos hablado con la profesora Picton, la señorita Peterson, la señora Jenkins, el profesor Jeremy Martin y el señor Paul Norris.
»Durante la misma, han salido a la luz varios hechos, que han sido corroborados por más de un testigo. —Miró a Tom, apretando los labios—. Por esa razón, la oficina del rector ha ordenado la formación de este comité.
»Los hechos que han salido a la luz son los siguientes: primero, que una discusión de carácter personal tuvo lugar entre la señorita Mitchell y el profesor Kaulitz durante el seminario del día veintiocho de octubre de dos mil nueve.
»En segundo lugar, que el treinta y uno de octubre, la profesora Picton accedió a supervisar el proyecto de tesis de la señorita Mitchell a petición del profesor Kaulitz, quien posteriormente informó al profesor Martin sobre el cambio. Argumentó que el cambio era necesario a causa de un conflicto de intereses, concretamente que la señorita Mitchell era una amiga de la familia. Los trámites burocráticos necesarios para llevar a cabo el cambio se realizaron en noviembre.
»En tercer lugar, el diez de diciembre, el profesor Kaulitz dio una conferencia pública en Florencia, Italia, a la que acudió acompañado por la señorita Mitchell. A lo largo de la velada, él la presentó a los asistentes como su prometida. Estos hechos están documentados con textos y fotografías y han sido corroborados por el profesor Giuseppe Pacciani, presente en la conferencia. —Sostuvo en alto una hoja de papel que parecía ser una copia de un correo electrónico.
Tom fulminó el papel con la mirada, refunfuñando entre dientes al oír el nombre de Pacciani.
El doctor Aras miró entonces a Tom.
—¿Fue acosado por la señorita Mitchell para que mantuviese una relación amorosa con ella?
____ casi se cayó de la silla.
Todos los ojos de la sala se clavaron en Tom, que se sulfuró. Su abogado empezó a susurrarle furiosamente al oído, pero él lo apartó con un gesto de la mano.
—Rotundamente no.
—Muy bien. ¿Mantiene actualmente una relación con la señorita Mitchell?
—Doctor Aras —protestó Pablo—, no nos ha presentado ninguna prueba de que se haya infringido ninguna norma académica. Lo único que nos ha ofrecido ha sido una cronología superficial, abierta a interpretaciones, y un artículo de un periódico sensacionalista italiano. No permitiré que presione a mi cliente.
—Si su cliente no tiene nada que ocultar, debería responder a nuestras preguntas. ¿Cuándo empezó su relación con su alumna, la señorita Mitchell?
Antes de que Pablo pudiera volver a protestar, la profesora Chakravartty lo interrumpió.
—Me opongo a este tipo de preguntas. Las relaciones entre profesores y alumnos del mismo departamento no pueden ser admitidas. Me gustaría que mi objeción constara en acta.
El doctor Aras asintió en dirección a su ayudante, Meagan, que estaba tomando notas a toda velocidad en un ordenador portátil.
—Anotado —dijo él, tras resoplar irritado—. En seguida volveremos al tema. Pero antes, ¿profesor Kaulitz?
—Con el debido respeto, doctor Aras, mi cliente no está obligado a responder a suposiciones y especulaciones. Pero tal vez la señorita Mitchell quiera contestar a la pregunta. —Tras mirar de reojo a Soraya, Pablo sonrió inocentemente.
—Muy bien. ¿Señorita Mitchell?
Soraya le dirigió a Pablo una mirada asesina antes de volverse hacia el comité.
—Mi cliente ya fue sometida a una experiencia de hostigamiento en la oficina del doctor Aras cuando se la obligó a defenderse de una demanda muy seria, pero absolutamente maliciosa, interpuesta por otra estudiante. En vista del estrés y del trauma emocional causado, solicito que dirijan sus preguntas directamente al profesor Kaulitz. Fue él quien propuso que la profesora Picton fuera la supervisora, es su firma la que está en los documentos. Nosotras no tenemos nada que decir.
____ se acercó a la abogada para protestar, pero Soraya no la escuchó.
Ella apretó los dientes.
—Ah, el clásico dilema del prisionero. Me pregunto si son conscientes de hacia adónde nos lleva todo esto si persisten en su actitud. —El doctor Aras carraspeó antes de añadir—: Si quieren, puedo ofrecerles unos minutos para que hablen con sus abogados, pero espero que respondan a las preguntas del comité rápidamente y con sinceridad.
»Si no obtenemos testimonios, nos reservamos el derecho a decidir basándonos en las pruebas que hemos podido reunir. Y a transferir el asunto a la oficina del rector para que presente cargos. Disponen de cinco minutos. —Su voz era fría y sin expresión.
—Dado que las relaciones entre profesores y alumnos del mismo departamento no pueden ser admitidas, propongo que el profesor Kaulitz salga de la sala para que podamos entrevistar a la señorita Mitchell. —La profesora Chakravartty le dirigió a ____ una mirada comprensiva—. Está en un entorno seguro. No se tomarán represalias contra usted por nada de lo que diga ante este comité. Si ha sido víctima de acoso sexual, podemos ayudarla.
La actitud amable de la mujer se transformó en repugnancia al mirar a Tom.
___ se puso en pie de un salto.
—El profesor Kaulitz no me acosó.
Soraya la agarró del brazo, pero ella se soltó bruscamente. Así que la abogada se puso en pie a su lado, esperando el momento adecuado para protestar.
Tom negó con la cabeza, nervioso, pero ____ no lo vio.
—Mientras fui su alumna, no estuvimos juntos y nuestra relación actual es consentida.
La sala entera contuvo el aliento unos instantes, antes de que el silencio se rompiera por el sonido de los bolígrafos de los miembros del comité al tomar notas.
El doctor Aras se echó hacia atrás en la silla. No parecía sorprendido en absoluto.
Ése fue el primer indicio de que algo había salido muy, muy mal.
____ se sentó lentamente, sin escuchar lo que Soraya le estaba susurrando al
oído y se volvió hacia Tom. Aunque éste estaba mirando fijamente al frente, ella sabía que notaba su mirada. Apretaba los dientes con fuerza y tenía los brazos cruzados ante el pecho, con los ojos clavados en David Aras, como una cobra esperando el momento de atacar.
—Gracias, señorita Mitchell, así que la relación es de carácter amoroso. —El hombre desvió la vista hacia Tom antes de volver a fijarla en _____—. Ya que ha sido tan comunicativa, permítame que le haga otra pregunta. ¿Cuándo compraron los billetes de avión para Italia?
Ella lo miró sin comprender.
—Sin duda, los reservaron antes del día ocho, es decir, antes de que finalizara el semestre. Lo que implica que aceptó ir con él de viaje antes de que el profesor le entregara su nota. Y eso puede plantear dilemas en una relación profesor-alumna, ¿no le parece?
____ abrió la boca para responder, pero Soraya se le adelantó.
—Con el debido respeto, doctor Aras, está especulando.
—En realidad, señorita Harandi, estoy haciendo una inferencia razonable de un quid pro quo —replicó él apretando los labios—. Es más, estoy sugiriendo que su clienta ha cometido perjurio al afirmar que no tenía ninguna relación con el profesor durante el semestre pasado. ¿Nos tenemos que creer que su relación empezó milagrosamente en el mismo instante en que acabó el semestre?
____ inspiró hondo y el sonido se oyó en toda la sala. Al otro lado del pasillo, Tom revelaba su ansiedad apretando mucho los puños, que trataba de esconder a ambos lados del cuerpo.
El doctor Aras empezó a hablar, pero el profesor Mwangi lo interrumpió:
—Señorita Mitchell, me parece oportuno recordarle las penas por perjurio y por violar las normas de no confraternización de esta universidad. —Su voz tranquila y amable contrastaba con la impaciencia de su colega en el comité—. El perjurio puede suponer la expulsión o sanciones severas. Y la violación de la política de no confraternización puede poner en peligro su situación académica.
»Hasta principios de noviembre, estuvo preparando su proyecto de tesis bajo la supervisión del profesor Kaulitz; sólo un mes antes de su viaje a Italia. Estuvo matriculada en su seminario hasta el final del semestre y obtuvo un sobresaliente.
»La política de no confraternización tiene como objetivo proteger a los estudiantes para que no sean víctimas del acoso de los profesores y evitar así posibles tratos de favor. Si se hubiera dado de baja del seminario del profesor Kaulitz, no estaríamos aquí, pero como siguió siendo su alumna, tenemos un problema.

CAP 23 (PARTE 2/2)
Y dicho esto, le entregó unos papeles a Meagan, que les dio una copia a ____ y otra a Soraya. Mientras esta última leía los documentos, ____ los contemplaba horrorizada. Volvió a mirar a Tom, pero él no le devolvió la mirada.
—El profesor Martin ha declarado ante este comité que no recuerda haber hablado con el profesor Kaulitz sobre la conveniencia de que fuera la profesora Picton la que calificara su trabajo. La oficina del registro afirma que fue el profesor Kaulitz quien puso la nota, mediante el sistema de calificación por Internet. Como pueden ver, tenemos copias impresas de esos documentos electrónicos.
—Doctor Mwangi, dado que acabamos de recibir estos documentos, solicito un receso para poder comentarlos con mi clienta. —La voz de Soraya interrumpió los pensamientos de ____.
—Su clienta ha cometido perjurio, así que ya no vamos a concederle ningún receso —replicó el doctor Aras con severidad.
—No estoy de acuerdo —lo interrumpió la profesora Chakravartty—. La
señorita Mitchell no está en disposición de juzgar si fue o no víctima de coerción. Ciertamente, cualquier perjurio por su parte podría ser excusado si hubiera sido víctima de acoso sexual.
—La profesora Picton calificó mi trabajo. Ella podría aclarar este malentendido. —El tono de ____ sonó extrañamente decidido, lo que contrastaba con el temblor de su voz.
—Doctor Aras, disculpe que lo interrumpa, pero acabo de recibir un correo electrónico de la profesora Picton —dijo Meagan en voz baja.
Acercándose a su jefe, le mostró la pantalla del ordenador portátil.
Él leyó el texto rápidamente antes de indicarle que se apartara con un gesto de la mano.
—Parece que la profesora Picton confirma su historia, señorita Mitchell.
Soraya se echó hacia adelante en la silla.
—En ese caso, todo aclarado. Respetuosamente, solicito que este comité concluya su investigación y ponga fin a este asunto.
—No tenga tanta prisa, señorita Harandi. —El profesor Mwangi miró alternativamente a Tom y ____, sin molestarse en ocultar su curiosidad—. Si la relación es consentida, ¿por qué el profesor Kaulitz se esconde detrás de su abogado?
—No han hecho más que presentarnos especulaciones y fantasías. ¿Por qué iba a molestarse mi cliente en responder? —El tono de Pablo era despectivo.
—Tenemos derecho a llegar a nuestras propias conclusiones respecto a las pruebas. No puedo hablar por mis ilustres colegas, pero en mi opinión, su cliente y la señorita Mitchell tuvieron una relación el semestre pasado, lo que implica que violaron la ley de no confraternización, y que la señorita Mitchell ha cometido perjurio.
Pablo se puso en pie.
—Si ésa es la postura de este comité, solicitamos la asistencia de un representante de la Asociación de Profesores y de otro de la Asociación Canadiense de Profesores Universitarios y les avisamos de que tomaremos todas las medidas legales necesarias en caso de que se difame a mi cliente.
El doctor Aras sacudió la mano.
—Siéntese. No respondemos a las amenazas.
Esperó a que Pablo tomara asiento antes de lanzar el bolígrafo sobre la mesa. Luego se quitó las gafas y las dejó junto a éste.
—Dado que, al parecer, hemos topado con un iceberg, propongo suspender esta sesión hasta recabar más información.
Tom apretó los dientes. Cualquier retraso era una amenaza para la entrada de ____ en Harvard.
—Creo que, antes de concluir la sesión, deberíamos darle a la señorita Mitchell la oportunidad de contar su historia sin la presencia en la sala del profesor Kaulitz —insistió la profesora Chakravartty—. El profesor Kaulitz es un hombre poderoso, señorita Mitchell. Tal vez estaba preocupada por su situación académica y él se aprovechó de su ansiedad. Puede que ahora piense que la relación es consentida, pero ¿siempre lo creyó así? Varios testigos han afirmado que fue muy duro con usted en varias ocasiones.
—¡Esto es una vergüenza! Doctor Aras, ¿va a permanecer de brazos cruzados mientras mi cliente es difamado por uno de los miembros de su comité? Quiero que mi objeción conste en acta, así como que pienso presentar una demanda contra la profesora Chakravartty por conducta poco profesional. —Pablo parecía estar a punto de sufrir una apoplejía.
—Quiero que el profesor se quede —dijo ____ en voz baja.
—Bien. —La voz de la profesora Chakravartty se suavizó—. Estoy segura de que esta situación es estresante y compleja, pero quiero que sepa que este comité tiene en su poder el correo electrónico que usted le envió al profesor Kaulitz, en el que le rogaba que dejara de acosarla. Repito que estamos aquí para averiguar la verdad.
____ parpadeó, pero siguió viéndolo todo borroso. Los sonidos también le llegaban como con sordina, como si estuviera dentro del agua. Todo se ralentizó, y en especial su mente, ante la enormidad de la revelación de la profesora Chakravartty y sintió que un frío intenso se apoderaba de su cuerpo.
Meagan alargó unos papeles a Pablo y a Soraya.
Pablo les echó un vistazo rápido antes de dejarlos a un lado.
—Está absolutamente fuera de lugar sorprendernos con documentación nueva a estas alturas.
—No estamos en un juicio; esto es sólo una vista de investigación. No estamos sujetos a las mismas normas que rigen en los juicios, señor Green. Profesora Chakravartty, puede continuar. —Y el doctor Aras se reclinó en la silla, mirando a la profesora con interés.
—Sé que no interpuso una demanda por acoso contra el profesor Kaulitz, pero aún está a tiempo. Si lo desea, podemos quedarnos a solas y discutirlo.
Pablo negó con la cabeza.
—Mi cliente niega taxativamente cualquier acusación de acoso, ni sexual ni de otro tipo. Si alguien debería estar siendo investigada por acoso, ésa es la señorita Christa Peterson, instigadora de todo este enredo.
—La señorita Peterson será investigada y se le pedirán explicaciones de sus actos, no se preocupe. —El tono del profesor Mwangi era directo y sereno—. Señorita Mitchell, yo también estoy muy interesado en este correo electrónico. Le dice al profesor Kaulitz que deje de acosarla. ¿Podría explicarnos en qué contexto hizo esa petición?
—Fue un error. —Aunque ____ contestó en voz baja, su respuesta llegó a todos los rincones de la sala.
—¿Un error? —repitió la profesora Chakravartty.
—Tuvimos un malentendido. No debí usar la palabra «acoso». Estaba enfadada, no lo decía en serio.
Soraya le habló al oído, pero ella se apartó y empezó a retorcerse las manos.
—No hubo acoso, por eso no presenté ninguna demanda.
La profesora Chakravartty la miró con escepticismo antes de volverse hacia el doctor Aras.
—Creo que sería conveniente aplazar la vista. Tengo un montón de preguntas que me gustaría que respondieran los demás testigos. Y también me gustaría interrogar a la señorita Mitchell en un entorno menos hostil —añadió, fulminando al profesor Kaulitz con la mirada.
—La señorita Mitchell ha negado la alegación y no presentó ninguna demanda contra mi cliente. Según el párrafo diez de la normativa universitaria sobre acoso sexual, no se la puede obligar a presentarla. ¿Podemos pasar a otro tema? —protestó Pablo.
—No necesito que me diga cómo llevar esta reunión, señor Green —le espetó el doctor Aras—. Le dedicaremos el tiempo que consideremos necesario.
A continuación, les hizo un gesto al resto de los miembros del comité para que se acercaran. Hablaron en susurros durante unos instantes. La sola mención de un retraso hizo que el corazón de ____ se acelerara. Miró asustada a Tom, que parecía muy sofocado.
Poco después, el doctor Aras volvió a ponerse las gafas y miró a su alrededor.
—Siguiendo la sugerencia de la profesora Chakravartty, se suspende esta vista. Le doy las gracias por su colaboración, señorita Mitchell. Usted, profesor Kaulitz, no nos ha dicho nada. Su falta de cooperación no nos deja otra opción que volver a interrogar a todos los testigos. Particularmente, tengo mucho interés en hablar con el catedrático de su departamento, el profesor Martin.
»Si la relación entre la señorita Mitchell y usted es consentida, ambos pueden haber violado la ley de no confraternización. Y en cuanto a usted, señorita Mitchell, puede haber cometido perjurio respecto a la fecha de inicio de la relación. Por otro lado, el correo electrónico que le envió al profesor se contradice con el resto de sus afirmaciones. Y no me olvido de la mención de la beca M. P. Kaulitz que cita en ese mismo correo.
»No voy a permitir presiones para resolver este asunto antes de tenerlo todo muy claro, así que se suspende momentáneamente la vista hasta haber recabado nueva información. Este retraso puede ser de varias semanas, dependerá de la colaboración que recibamos de su parte. Por supuesto, si prefieren que no haya retraso, pueden responder a nuestras preguntas —concluyó, mirando con severidad a Pablo y a Tom.
___ vio como Tom cerraba los ojos y murmuraba algo antes de ponerse en pie.
—Ya basta.
Seis pares de ojos se volvieron hacia el profesor de aspecto enfadado que estaba fulminando a los miembros del comité con la mirada.
—No hay necesidad de retrasar nada. Colaboraré —declaró, con la mandíbula apretada y los ojos brillantes.
A ____ se le cayó el alma a los pies.
—Parece que por fin hemos captado su atención, profesor Kaulitz, y hemos logrado que salga de detrás de su abogado —comentó el profesor Mwangi con sarcasmo.
—Ese comentario no es digno de usted —replicó Tom con gesto despectivo.
—¿Está dispuesto a responder a las preguntas de este comité? —el doctor Aras interrumpió el duelo de miradas de ambos profesores.
—Sí.
Cuando Pablo se hubo recuperado de la sorpresa, se colocó al lado de Tom.
—Doctor Aras, mi cliente no ha venido solo. ¿Me concede un momento para hablar con él?
Cuando él asintió, Pablo empezó a susurrarle rápidamente algo a Tom al oído.
____ se dio cuenta en seguida de que a él no le gustaba lo que estaba oyendo, por lo que no le extrañó cuando éste le dijo que no a su abogado con la cabeza.
Con una mirada severa, hizo callar a Pablo.
—Estoy dispuesto a responder a sus preguntas, pero no delante de la señorita Mitchell. Algunas de las respuestas son de carácter personal y por... bueno... por varias razones, prefiero que sean confidenciales.
El doctor Aras lo observó atentamente antes de asentir.
—Muy bien. Señorita Mitchell, puede retirarse por el momento, pero no abandone el edificio. Podemos necesitarla más adelante.
—Si el profesor Kaulitz piensa difamar a mi clienta, puede hacerlo delante de ella —protestó Soraya.
—Las normas de la universidad y del sindicato de profesores aseguran la confidencialidad en todos los procesos judiciales. —La voz Aras era fría como el hielo.
Tras consultar un instante con sus colegas, asintió en dirección a ____.
—Si el profesor Kaulitz ofrece algún testimonio que implique a su clienta, se le dará la posibilidad de defenderse. Las cuestiones que no la afecten se mantendrán en la confidencialidad. Señorita Harandi, señorita Mitchell, pueden retirarse de momento. Mi ayudante las avisará si se requiere su presencia más adelante.
Negando con la cabeza, Soraya tomó a ____ del brazo y trató de sacarla de la sala.
Pero ella plantó los pies en el suelo con firmeza.
—Nuestra relación fue consentida. Sabía lo que estaba haciendo y no me arrepiento de nada. ¡De nada! No ha habido nada sucio en todo esto. Nunca existió acoso.
El doctor Aras se fijó en que el profesor Kaulitz se frotaba los ojos y maldecía entre dientes.
—Señorita Mitchell, tendrá oportunidad de defenderse si es necesario. Si nos disculpa...
Tirando de su clienta con más fuerza, Soraya la sacó de la sala.

____ trató en vano de intercambiar una mirada con Tom antes de irse, pero éste tenía la cabeza baja y los ojos cerrados.



HOLA!!! COMO ESTAN?? YO MUY TRISTE ... PERO BUENO, NO VENGO ACA A DECIRLES MIS PROBLEMAS. BUENO AQUI ESTAN LOS DOS CAPS ... EL 22 ESTABA MUY CORTO ASI QUE POR ESO DECIDI PONER EL 23 QUE ESTA LARGUISIMO ... PREPARENSE PORQUE AQUI EMPIEZA LA PARTE MAS TRISTE DE LA HISTORIA ... BUENO SIN MAS QUE DECIR ME DESPIDO Y QUE ESTEN MUY BIEN ... ADIOS

6 comentarios:

  1. No la parte tristee!! Noo!!

    Ay es para q esten tranquilos y felices. Siguelaaa Virgii

    *.* pibre Tom y )tn)..
    Siguelaaaa ;)

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyyyy estoy asustada de lo que pueda pasarrrrrr, espero que tomy no haga una tonteria

    No estes malll, si quieres puedes contarnos, te apoyaremosss

    ResponderEliminar
  3. :O me encantoooo!!!! hayyy yo también estoy muy asustada x lo q pueda pasar y sospecho q Tom y (Tn) terminaran su relación, no es justo ojala y no sea lo q estoy sospechando :( y todo x culpa de Christa me cae super mal!!! quede muy intrigada x lo q pueda pasar en los próximos caps sube pronto virgii pleaseee!!!!!

    ResponderEliminar