musica

sábado, 5 de julio de 2014

.- EL EXTASIS DE TOM .- 29 30 Y 31 (SIN PARTES)

CAP 29
Paul y ____ estaban sentados en un café retro de la calle Queen. Hablaron de cosas intrascendentes hasta que el camarero les preguntó qué querían y luego cayeron en un silencio incómodo.
Paul fue el primero en romperlo.
—¿Cómo estás? —le preguntó
¿Cómo responder a esa pregunta? No podía contarle que, aparte de destrozada por la pérdida de Tom, había estado disgustada por la pérdida de todo lo que él representaba: el amor adolescente, la virginidad, el descubrimiento de lo que había creído que era un amor profundo y recíproco...
Cada vez que se acordaba de la primera vez que le había hecho el amor, los ojos se le llenaban de lágrimas. Nadie la había tratado con tanta amabilidad ni le había prestado tanta atención. Había estado tan preocupado por no hacerle daño, asegurándose de que estuviera relajada. Le había repetido una y otra vez que la amaba mientras se movía en su interior, cada vez más cerca del orgasmo. El primer orgasmo que iba a tener con ella, por ella...
«Tom me miraba fijamente, moviéndose dentro de mí, diciéndome que me amaba y demostrándomelo con su cuerpo. Creo que en ese momento me amaba. Lo que no sé es cuándo dejó de hacerlo. O mejor dicho, cuándo decidió que amaba su trabajo más que a mí.»
Paul se aclaró la garganta, medio en broma, medio en serio, para llamar su atención y ____ le pidió disculpas con una sonrisa.
—Bueno, me siento enfadada y disgustada, pero trato de no pensar demasiado en lo que ha pasado. Voy trabajando en el proyecto, pero cuesta escribir sobre el amor y la amistad cuando has perdido ambas cosas. —Suspiró—. Todo el mundo en la universidad debe de pensar que soy una puta.
Paul se inclinó hacia ella desde el otro lado de la mesa.
—¡Eh, no eres ninguna puta! Y si alguien lo dice en mi presencia, se llevará un buen puñetazo.
Jugueteando con el pañuelo bordado que tenía en el regazo, ____ guardó silencio.
—Te enamoraste de la persona equivocada y él se aprovechó de ti, eso es todo.
Ella trató de protestar, pero Paul siguió hablando:
—El doctor Aras me hizo firmar un documento de confidencialidad. Se están ocupando de que no salga a la luz nada de lo relacionado contigo ni con Kaulitz. No te preocupes de lo que piense la gente, casi nadie lo sabe.
—Christa lo sabe.
—Estoy seguro de que le hicieron firmar el mismo documento. Si te enteras de que hace correr rumores sobre ti, denúnciala al decano.
—¿Y de qué servirá? Una vez que empiecen a correr los rumores, no habrá manera de pararlos. Me seguirán hasta Harvard.
—Se supone que los profesores no pueden aprovecharse de los alumnos. Si te hubieras negado a estar con Kaulitz, eso te habría podido perjudicar en tu carrera académica. Él es el malo de esta historia —añadió Paul, indignado—. En tu futuro hay un montón de cosas buenas para ti. Pronto acabarás aquí e irás a Harvard. Y algún día, cuando estés lista, encontrarás a alguien que te tratará como te mereces. Alguien digno
de ti. —Le apretó la mano—. Eres dulce y amable. Eres lista y divertida. Y, cuando te enfadas, te pones muy sexy.
Ella sonrió con tristeza. Y Paul continuó:
—Aquel día que te enfrentaste a Kaulitz en el seminario... Fue un desastre, pero pagaría por volver a verlo. Eres la única persona que se ha atrevido a plantarle cara, aparte de Christa, que está loca, y de la profesora Dolor, que es retorcida. Aunque reconozco que en ese momento me asusté al pensar en las consecuencias, le echaste agallas. Fue impresionante.
—Perdí del todo los nervios. No estaba en mi mejor momento, precisamente.
—Tal vez no. Pero me demostraste algo. Y le demostraste algo a Kaulitz. Que, cuando quieres, eres una tipa dura. Tienes que dejar que esa ____ salga más a menudo. Sin pasarte, claro.
Sonreía, pero se lo notaba impresionado. Aunque el tono era de broma, estaba hablando en serio.
—Trato de no dejarme arrastrar por la furia, pero te aseguro que está ahí —replicó ella en voz baja pero firme.
Mientras tomaban café, ____ le contó una versión reducida y editada de su relación con Tom. Le habló de su invitación a acompañarlo a Italia; de cómo la salvó de Simon en Acción de Gracias y de que había pagado la operación para quitarle la cicatriz del mordisco. Mientras la escuchaba, él iba abriendo los ojos, asombrado.
____ siempre se había sentido cómoda hablando con Paul. No era tan intenso como Tom, por supuesto, ni tenía cambios de carácter tan bruscos, pero era un buen amigo y sabía escuchar. Incluso cuando la reñía por haber elegido a Soraya Harandi como abogada.
Aunque cuando ella le dijo que la había elegido Tom, el foco de su enfado cambió.
—Voy a hacerte una pregunta personal. Si no quieres responder, no pasa nada. —Paul miró a su alrededor para asegurarse de que nadie los oía.
—¿Qué quieres saber?
—¿La profesora Singer sigue viéndose con Tom? ¿Os reunisteis alguna vez con ella mientras duró vuestra relación?
—¡No! Claro que no. Él trataba de mantenerme lejos de ella en todo momento, incluso la noche que cenamos en el Segovia.
Paul negó con la cabeza.
—No entiendo cómo no me di cuenta de que estabais juntos.
—Sé que no tienes buena opinión de él, pero no lo conoces. Me contó que su relación con la profesora Singer había sido muy breve y que había acabado hacía ya tiempo. Y antes de que lo digas, no, no creo que me estuviera mintiendo.
Paul se frotó la barbilla.
—Ya sabes que denuncié a la profesora Dolor el año pasado. Soraya Harandi la defendió. Me apunté a su seminario sobre tortura medieval pensando que trataría temas relacionados con mi tesis y desde el primer día me acosó. Al principio no le di importancia, pero luego recibí un correo electrónico suyo muy extraño. Aunque se aseguró de que el redactado fuera ambiguo, hasta un ciego se habría dado cuenta de que me estaba haciendo proposiciones. Por eso la demandé.
»Por desgracia, Soraya Harandi hizo un gran trabajo y convenció a los miembros del comité de que yo había malinterpretado sus palabras y de que había dejado correr la imaginación. Era mi palabra contra la suya.
»La única persona que se puso de mi lado fue la profesora Chakravartty, que aportó correos electrónicos que Singer había enviado a otras personas, argumentando
que siempre seguía el mismo patrón de conducta. Pero el doctor Aras me hizo salir de la sala en cuanto se mencionaron los correos, así que no sé a quién iban dirigidos. La profesora Dolor se libró con sólo una advertencia y la orden de mantenerse alejada de mí. Nunca volvió a molestarme, pero siempre he querido saber a quién más había acosado. Espero que Kaulitz te mantuviera a salvo de ella.
—Lo hizo. No tuve ningún contacto con ella, ni él tampoco. Siento mucho que tuvieras que pasar por esa experiencia.
Paul se encogió de hombros.
—Me molesta que no recibiera ningún castigo y que pueda seguir campando a sus anchas. Para eso se crearon las normas de no confraternización, para proteger a los estudiantes y sus carreras académicas.
Durante unos momentos, ambos guardaron silencio, bebiendo café.
—Siento mucho haberte mentido —dijo ella, con ojos llorosos.
Él bajó la cabeza y suspiró.
—Supongo que yo habría hecho lo mismo —admitió, apretándole la mano una vez más.
Al volver a casa, ____ estaba mucho más animada. No se encontraba bien, aún se sentía rota por dentro, pero eso era normal. ¿Cómo sentirse entera cuando tu otra mitad te ha rechazado?
Tras un fin de semana productivo, durante el que adelantó mucho el proyecto, reunió fuerzas para llamar a Nicole. La psicóloga le había dejado varios mensajes, preguntándole por qué había dejado de acudir a terapia tan bruscamente y sin avisar. Cuando ____ habló con ella y le contó tímidamente que era Tom quien pagaba las sesiones y que no le parecía bien seguir yendo, ahora que ya no estaban juntos, Nicole respondió que él había avisado de que seguiría pagando las sesiones de _____ indefinidamente.
Ambas mujeres llegaron a la conclusión de que no estaría bien permitir que Tom siguiera pagando las facturas, sobre todo en esos momentos, cuando se había convertido en la principal razón de que ella necesitara terapia. Así que Nicole le devolvió el dinero a Tom sin más explicaciones y se puso de acuerdo con ____ en establecer unas nuevas tarifas, adecuadas al poder adquisitivo de ésta.
Dicho de otro modo, ____ seguiría acudiendo a terapia a cambio de pagar una tarifa ridícula.
Nicole estaba encantada con el acuerdo. No quería dejar a una estudiante sin recursos en la estacada.
Dos semanas después de la desaparición de Tom, ____ y ella hablaron de la ruptura, del dolor que estaba sintiendo y de cómo había decidido enfrentarse a ese dolor. Nicole la animó a centrarse en las cosas buenas que le ofrecía la vida y, sobre todo, a dedicar todos sus esfuerzos al proyecto.
A ____ le parecieron consejos muy razonables.
Esa noche, después de haber avanzado un poco más en el proyecto, se acostó y se durmió en seguida. Al cabo de un rato, notó que alguien se acostaba a su lado y la abrazaba, envolviéndola con su calor. Una nariz familiar le acarició el cuello y notó un suave aliento en el hombro.
—¿Tom?
Él respondió con un murmullo ininteligible.
—Te he echado tanto de menos —dijo ella, mientras las lágrimas le rodaban por las mejillas.
En silencio, él se las secó y empezó a besarle la cara una y otra vez.
—Sé que me amaste. —Relajándose, apoyó la espalda contra su pecho—. Lo que no entiendo es que no me amaras lo suficiente como para quedarte conmigo.
Las manos que la abrazaban se fueron aflojando hasta dejarla sola en su cama fría.
_____ pasó parte de la mañana siguiente mirando por la ventana, tratando de comprender el extraño sueño que había tenido la noche anterior. Tom había regresado a su lado, pero seguía sin decirle nada. No le había dado explicaciones de sus actos ni le había pedido disculpas. Sólo había ido a buscarla y la había abrazado.
Ella había encontrado consuelo acurrucándose contra su cuerpo. Había suspirado de alivio y su subconsciente había sido incapaz de rechazarlo.
«En realidad no fue un sueño —pensó luego—. Sólo una pesadilla distinta.»
Tras un desayuno ligero, revisó el correo electrónico en su iPhone. Entre los correos recibidos había uno de Rachel:

*¡Hola, ____! ¿Qué pasa con Tom? No contesta al teléfono. He probado a llamarlo al fijo, pero tampoco. Supongo que seguís de luna de miel, pero dile que responda las llamadas de vez en cuando.
He elegido ya los vestidos para las damas de honor. Son de un rojo oscuro e intenso que te favorecerá mucho. Te enviaré un link para que veas las fotos y me des tu opinión. También necesitaré tus medidas para encargarlo.
Por cierto, por fin he conocido a la novia de Scott. Su hijo, Quinn, es un encanto.
Te quiero,
Rachel *

El primer impulso de ____ fue cerrar el correo e ignorar el mensaje. Eso fue lo que hizo cuando Simon y Natalie la humillaron. Pero como la psicóloga le había dicho, esa vez tenía que cambiar de actitud y afrontar las cosas de otro modo. Tenía que ser más valiente. Respirando hondo, empezó a escribir:

*Rachel, estoy segura de que los vestidos serán preciosos. Te enviaré las medidas pronto. Me alegro de que hayas conocido a la novia de Scott. Tengo ganas de conocerlos a los dos, a ella y a su hijo.
Hace días que no hablo con Tom. No sé dónde está. Se marchó. Me ha dejado. ___.

Un minuto y cuarenta y cinco segundos más tarde, el iPhone de ____ sonó, indicando que Rachel la estaba llamando. Por desgracia, el valor la abandonó en ese mismo instante y no fue capaz de responder. Poco después, le llegó un SMS:

*Lo mataré. R.

CAP 30
Tom caminaba entre los árboles del bosque oscuro y brumoso que se extendía detrás de la que había sido la casa de los Clark. Llevaba una linterna, pero no la necesitaba. Conocía tan bien aquel bosque, que aunque hubiera estado borracho o colocado, no se habría perdido. Se le daba bien caminar en la oscuridad.
Se detuvo un momento, dejando que la lluvia helada lo empapara. Si entornaba los ojos, casi podía ver la silueta de una adolescente reposando recostada en el pecho de un hombre, ambos cubiertos por una vieja manta de lana. Tenía el pelo suelto, que le llegaba hasta los hombros, y lo abrazaba a él por la cintura. Aunque no se distinguía la cara del hombre, no era difícil darse cuenta de que estaba enamorado del ángel de ojos castaños que descansaba entre sus brazos.
Inmóvil en la oscuridad, Tom oía el eco de lo que eran mitad recuerdos, mitad ensoñaciones.
«—¿Tienes que irte?
»—Sí, pero no esta noche.
»—¿Volverás?
»—Mañana seré expulsado del Paraíso, Beatriz. Nuestra única esperanza es que tú me encuentres luego. Búscame en el Infierno.»
Tom no había previsto volver al huerto de manzanos sin ella. Tampoco había planeado dejarla. Sabía que le había roto el corazón. Pero aunque estaba atormentado por la culpabilidad y el arrepentimiento, sabía que en las mismas circunstancias, volvería a hacer lo mismo.
_____ había renunciado a demasiadas cosas para estar con él. No pensaba consentir que renunciara también a su futuro.
Más tarde, Tom se estaba secando el pelo con una toalla en su antiguo dormitorio, mientras manejaba los mandos del equipo de música. Quería escuchar música para sufrir, por lo que se había puesto Blood of Eden, de Peter Gabriel. A mitad del estribillo, sonó el teléfono. Se había olvidado de pedirle a Richard que lo diera de baja cuando éste se mudó a Filadelfia, después de que él le comprara la casa.
Sin responder, se puso a recorrer la habitación de un lado a otro. Cuando el teléfono dejó de sonar, se tumbó en la cama, mirando al techo. Sabía que era su imaginación gastándole malas pasadas, pero habría jurado que podía oler el aroma de _____ en la almohada y que oía su respiración acompasada. Jugueteando con el anillo de platino que llevaba en el dedo, recordó los versos de La Vita Nuova, en los que Dante describe el rechazo de Beatriz.
Por culpa de estos rumores falsos y maliciosos que me acusaban de todo tipo de vicios, Ella, la reina de la bondad, la que alejaba el mal con su sola presencia, al ver que me acercaba me negó su dulce saludo, que era mi única bendición.
Tom sabía que no tenía derecho a comparar su situación con la de Dante, ya que su desdicha era el resultado de sus propias decisiones. Sin embargo, mientras la oscuridadse cerraba sobre él, lo asaltó el miedo a haber perdido su bendición. Para siempre.

CAP 31
—¡Será hijo de puta! —gritó John Mitchell al auricular. ____ tuvo que colocarse el iPhone a distancia para no quedarse sorda—. ¿Desde cuándo?
—Bueno, desde marzo. —Sorbió por la nariz—. Me lo confirmó por correo electrónico.
—¡Menudo cabrón! ¿Qué motivos te dio?
—No me dio ningún motivo. —____ no se sentía con fuerzas para contarle a su padre la cadena de acontecimientos que habían llevado a su ruptura con Tom. Además, sabía que cualquier sospecha de fraude académico haría que el hombre se enfureciera.
—Le pegaré un tiro.
—Papá, por favor.
La conversación ya era bastante dura, sin tener que preocuparse además por si su padre cumplía sus amenazas y perseguía a Tom por los bosques de Selinsgrove para dispararle en el culo.
John respiró hondo.
—¿Dónde está ahora?
—No lo sé.
—Odio decirte esto, ____, porque sé que lo querías, pero Tom es un cocainómano. Y ese tipo de adicciones son difíciles de superar. Puede que haya vuelto a consumir. O que se haya metido en líos con su camello. Las drogas son un asunto muy sucio. Me alegro de que se haya ido. Cuanto más lejos estés de él, mejor.
Al oír a su padre, ____ no se echó a llorar, pero el corazón se le encogió.
—Por favor, papá, no digas eso. Prefiero pensar que está en Italia, trabajando en su nuevo libro.
—En una granja de desintoxicación, más bien.
—Por favor.
—Lo siento. De verdad. Sólo quiero que mi niña encuentre a un buen hombre y que sea feliz.
—Yo quiero lo mismo para ti.
—Vaya par estamos hechos. —John carraspeó y decidió que era un buen momento para cambiar de tema—. ¿Qué tal la universidad? He conseguido algo de dinero por la venta de la casa y me gustaría ir a verte. También me gustaría que habláramos del verano que viene. Tienes que venir a conocer tu nueva habitación. Puedes pintarla del color que quieras. ¡Píntala de rosa si eso te gusta!
____ sonrió.
—Ya hace años que no me apetece dormir en una habitación rosa, pero gracias, papá.

Aunque Selinsgrove era el lugar del mundo al que menos le apetecía ir en ese momento, al menos tenía un padre y una casa nueva que la esperaban. Una casa sin recuerdos de su madre ni de Simon. Ni de Tom.



Hola!!! bueno aqui estan 3 capitulos!! lo se ...amenme :3 bueno como se podran dar cuenta, son tres porque estan muy cortos, les aviso que ya pronto acabara el segundo libro ... no ahorita asi que no se preocupen pero si faltan como 20 caps mas ... y empiezo el tercero y ultimo libro!! bueno sin mas que decir me despido, ya ven .. ya salio Tom, el papa insultandolo y Rachel ... bueno adios y que esten bien 4 o mas y agrego sino no ... adios :)) se me olvidaba, escuchen la cancion Half a Heart de one direction y lean la traduccion, esa cancion es de Tom para ___ y sufran con el ... ahora si adios :)) les dejo el link para que la escuchen y lean la traduccion:
http://www.youtube.com/watch?v=8vzJbSRiet4

6 comentarios:

  1. Pobre (tn) :( ..
    Donde esta Yom?? Quiero leer de él..

    Pero no pueden estar juntos cuando (tn) valla a Harvard??

    Ayy muero de la angustiaa..

    Esta buenizimaaa.. Subeeee.

    Escuchare la cancion mañana, ya q eestoy desde mi cel y hare bulla.. No encuentro mis audifonos :/

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyyyy que mal que mal todo, como vea el papá de ______ a tom fijo que le pega un tiro....
    Subeeeee

    ResponderEliminar
  3. :O (Tn) le dijo a su papa q la relación de ella con Tom se termino q mal y el quiere matarlo se entiende, oye y cuando (Tn) se vaya a Harvard q pasara con Tom estoy muy intrigada virgiii, hay ya me lo suponía q dentro de poco se va acabar esta historia y vendrá el tercer libro y espero q ellos queden juntos pero un momento q hará Paul conquistara a (Tn)?? no creo quisiera saber eso virgiii sube pronto me encantooooo!!!!

    ResponderEliminar
  4. quiero saber mas de tom que pensara el omg ...pobre de tom cuando el papa de (tn) lo encuentre :O aahhaha ... me encanta *-* espero que subas pronto

    ResponderEliminar