musica

miércoles, 9 de julio de 2014

.- EL EXTASIS DE TOM .- 32 (PARTE 1 Y 2) Y 33 (SIN PARTES)

CAP 32 (PARTE 1)
El 9 de abril, ___ caminaba sobre la nieve a medio derretir en dirección a la casa de la profesora Picton. En una mano llevaba una copia impresa del proyecto y en la otra una botella de chianti.
Estaba nerviosa. Aunque su relación con la profesora Picton había sido cordial, nunca había sido cálida. Katherine no era del tipo de profesores que mimaba o adulaba a sus alumnos. Era profesional, exigente y nada sentimental. Por eso, cuando la invitó a llevarle el trabajo impreso en persona y quedarse a cenar, se extrañó. Pero ni se le pasó por la cabeza negarse.
Frente a la fachada principal de la casa de tres plantas, ____ se secó las palmas de las manos en el chaquetón antes de llamar al timbre.
—____, bienvenida —la recibió la mujer, invitándola a entrar.
Si el estudio de ____ era un agujero de hobbit, la casa de la profesora Picton era una vivienda élfica. Como los elfos de los bosques, se notaba que era aficionada a los muebles de calidad y a las antigüedades. Lo que se veía era antiguo y caro. Las paredes estaban forradas con maderas nobles y los suelos cubiertos con gruesas alfombras. La decoración era aristocrática, pero no recargada ni excesiva. Y todo estaba perfectamente ordenado.
Después de colgar su abrigo, la profesora aceptó encantada el vino y el trabajo y la invitó a pasar a una salita. ____ se sentó en una butaca de piel frente a la chimenea y aceptó una copa de jerez.
—La cena está casi lista —dijo Katherine, antes de desaparecer, como una diosa griega.
____ se entretuvo hojeando grandes libros de arquitectura y jardines ingleses que había sobre la mesita auxiliar.
Las paredes estaban cubiertas por cuadros de escenas bucólicas, intercalados con solemnes retratos de antepasados Picton en blanco y negro. ____ saboreó el jerez, disfrutando de la cálida sensación que le bajaba hasta el estómago. Antes de que se hubiera acabado la copa, Katherine fue a buscarla para cenar.
—¡Qué bonito todo! —dijo ___ y sonrió para disimular lo nerviosa que estaba.
Se sentía intimidada por la porcelana fina, las copas de cristal y los candelabros de plata que la profesora Picton había colocado sobre el mantel de tela de damasco blanco, que parecía acabado de planchar.
(Ni siquiera la mantelería se atrevía a arrugarse sin el permiso de la mujer.)
—Me gusta tener invitados, pero francamente, me cuesta encontrar a alguien a quien pueda soportar durante una cena entera.
A _____ se le cayó el alma a los pies. Procurando no hacer ruido, se sentó al lado de ella, que ocupó la cabecera de la larga mesa de roble.
—Huele delicioso —comentó ____, tratando de no salivar por el aroma a carne asada y verduras estofadas.
Llevaba días sin demasiado apetito, pero la pericia culinaria de la profesora Picton parecía a punto de acabar con ese problema.
—Suelo tomar más verduras que carne, pero según mi experiencia, los estudiantes apenas comen carne. Por eso he rescatado esta vieja receta de mi madre. Estofado normando, lo llamaba. Espero que te guste el cerdo.
—Oh, sí, me gusta mucho. —_____ sonrió, pero al ver la piel de limón que
adornaba el plato de brócoli hervido, su sonrisa se desvaneció.
«A Tom le gustaba adornar los platos.»
—¿Brindamos? —La profesora sirvió el vino que había llevado ____ y levantó su copa.
Ella la imitó.
—Por tu éxito en Harvard.
—Gracias. —____ bebió para ocultar las emociones que la embargaban.
Pasados unos momentos, Katherine volvió a retomar la conversación.
—Te he invitado para comentar varias cosas. En primer lugar, tu proyecto. ¿Estás satisfecha con el resultado?
Ella se apresuró en tragar un trozo de chirivía.
—No.
La mujer frunció el cejo.
—Lo que quiero decir es que creo que es mejorable. Si pudiera dedicarle un año más, sería mucho mejor...
Dándose cuenta de que había hablado demasiado, ____ deseó que se abriera un agujero en el suelo y se la tragara.
Inexplicablemente, la profesora sonrió y se echó hacia atrás en la silla.
—Ésa era la respuesta correcta. Bien dicho.
—¿Cómo?
—Los estudiantes de hoy en día se creen que valen mucho. Me alegro de comprobar que, a pesar de tus éxitos académicos, no has perdido la humildad.
»Por supuesto que con un año más el trabajo sería más completo. Si sigues trabajando a este ritmo, dentro de un año serás más erudita y podrás trabajar mejor. Me alegra mucho que te des cuenta del potencial de mejora. Ahora podemos pasar a otro tema.
____ bajó la mirada y la clavó en los cubiertos, sin saber qué esperar.
Golpeando con un dedo sobre la mesa, la profesora Picton dijo:
—No me gusta que los demás se metan en mi vida privada, así que yo no suelo meterme en la vida privada de los demás, pero en tu caso, David Aras me obligó a entrar. —Hizo una mueca de disgusto—. No estoy al corriente de todo lo que se dijo en ese proceso digno de McCarthy, ni quiero estarlo —aclaró, mirándola con intención.
»Greg Matthews está buscando a alguien que ocupe la cátedra de estudios sobre Dante en Harvard. Esperaba que fuera Tom quien la obtuviera. —Con el rabillo del ojo, vio que ____ se removía en el asiento, inquieta, pero siguió hablando—: Por desgracia, se la han ofrecido a otra persona. Primero, tontamente me la ofrecieron a mí, pero les dije que no tenía intención de abandonar mi retiro.
»No entiendo cómo ese horrible profesor Pacciani acabó en la lista de candidatos. En cualquier caso, la plaza será ocupada por Cecilia Marinelli. Se la han robado a Oxford. Sería muy bueno para ti trabajar con ella. Si quieres, puedo llamarla por teléfono y avisarla de tu llegada.
—Muchas gracias, profesora. Es muy amable de su parte.
Katherine hizo un gesto con la mano.
—No es nada.
Luego, las dos mujeres acabaron de cenar en relativo silencio. Mientras Katherine recogía la mesa, después de rechazar los repetidos ofrecimientos de ayuda de ____, ésta se acabó el vino.
Aunque lamentaba que Tom no hubiera obtenido la plaza de sus sueños, se sentía aliviada al saber que no se lo encontraría en Harvard el curso siguiente. Su presencia en el departamento le habría supuesto todo tipo de problemas. Nunca más
podría trabajar con él. Y le resultaría muy doloroso tener que mantener una actitud distante y profesional en su presencia. Era muy preferible que él permaneciera en Toronto y no la siguiera a Boston. Aunque le doliera, era una suerte que Harvard hubiera contratado a la profesora Marinelli.
Después del postre y del café, Katherine propuso que pasaran al salón. Una vez más, ____ se sentó en la cómoda butaca frente al fuego, mientras la profesora le servía una copita de oporto. Aunque Tom y ella tenían gustos muy distintos en cuanto a decoración, al parecer, los especialistas en Dante compartían el gusto por beber frente a la chimenea.
—En Harvard podrás empezar de cero. Nadie sabrá nada de lo que ha pasado aquí. Hasta entonces, te recomiendo que lleves una vida discreta. —La profesora la miró fijamente—. Los estudiantes, especialmente las chicas, son muy vulnerables a los ataques contra su reputación. Hay gente en la universidad que, cuando se encuentra a una estudiante brillante, prefiere pensar que ha obtenido esos resultados mediante la prostitución y los favores y no mediante el esfuerzo y el trabajo académico. Lo mejor es no darles excusas para que sigan pensándolo.
—Profesora Picton, le juro que trabajé mucho en ese seminario. El profesor Kaulitz no me ayudó en nada, ni me dio ningún trato de favor. Precisamente por eso le pidió que me calificara usted.
—Estoy segura de que es así, pero me engañaste y eso me molesta un poco.
____ la miró horrorizada.
—Sin embargo, entiendo por qué no me lo contaste todo. Seguro que Tom te lo prohibió. También estoy molesta con él, pero por razones que no quiero divulgar, le debo un favor.
Bebió un sorbo de oporto, pensativa.
—Durante mi etapa de estudiante en Oxford, era vergonzosamente frecuente que los profesores mantuvieran relaciones con sus alumnas. No todos, pero alguno de esos casos eran lo que hoy conocemos como acoso. Otras veces eran relaciones amorosas. Vi de los dos tipos. —Mirándola solemnemente, Katherine añadió—: Conozco la diferencia entre un Willoughby y un coronel Brandon. Espero que tú también.

CAP 32 (PARTE 2)
La noche siguiente, ____ se acercó a casa de Paul. Habían quedado para tomar café y comentar la cena en casa de la profesora Picton.
Él se volvió hacia ___ en el sofá.
—Ahora que ha acabado el semestre, ¿qué planes tienes? ¿Te mudarás en seguida?
Ella bebió un sorbito de café.
—Tengo contrato de alquiler hasta finales del mes de julio, pero espero convencer a mi casero de que me lo rescinda a mediados de junio.
—¿Después de la graduación?
—Sí. Mi padre vendrá para ayudarme con la mudanza.
Paul dejó la taza en la mesita auxiliar.
—Yo volveré a Vermont en junio. Puedes venir conmigo. Yo te ayudaré con la mudanza.
—Es que mi padre quiere venir de todos modos.
—Podemos viajar juntos. Podéis quedaros en la granja un par de días y luego os acompaño a Boston y te ayudo a instalarte. ¿Vivirás en la residencia?
—No lo sé. Me mandaron una carta diciéndome que no habría plazas libres en la residencia hasta agosto. Necesitaré algún sitio donde vivir hasta entonces.
—El hermano pequeño de un amigo mío estudia en Boston, en la facultad. Si
quieres, le pregunto si conoce a alguien que quiera subarrendar su apartamento. La mitad de los habitantes de la ciudad son estudiantes. Es raro encontrar a alguien mayor de veinticinco años.
—¿De verdad aparte de ayudarme con la mudanza, me ayudarías a encontrar un apartamento?
—Bueno, no esperes que vaya a salirte gratis. Espero cobrar en cerveza. Por cierto, me gusta la marca Krombacher.
—Creo que podemos arreglarlo.
_____ sonrió y brindaron con las tazas de café.
—¿Quiénes son? —preguntó ella entonces, señalando una fotografía de cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, medio ocultos tras un pingüino, encima del televisor.
—La chica de la izquierda es Heather, mi hermana pequeña, con su esposo Chris. Yo soy el de la derecha.
—¿Y la otra chica? —____ se fijó en la cara de una bonita joven que agarraba a Paul por la cintura y se reía.
—Ejem, es Alison.
Ella esperó pacientemente a que él especificara más.
—Mi ex novia.
—Oh.
—Seguimos siendo amigos, pero ella trabaja en Vermont y no soportaba la relación a distancia. Lo dejamos hace ya un tiempo —explicó Paul apresuradamente.
—Eres una buena persona. —____ se removió incómoda en el sofá—. No debería haber preguntado.
Paul se llevó la mano de ella a los labios y le dio un casto beso en los nudillos.
—Creo que deberías preguntarme lo que te apetezca. Y, para que lo sepas, siempre he creído que tú también eras una buena persona.
Sonriendo, ____ retiró la mano con delicadeza, para que no se molestara.
Poco antes de la medianoche, se durmió con la cabeza apoyada en el hombro de Paul. Sus cuerpos estaban pegados y la mente de él empezó a fantasear. Se imaginaba cómo sería sentir los labios de ____ bajo los suyos; su piel bajo sus manos. La abrazó y hundió la cara en su pelo. Ella se movió y pronunció el nombre de Kaulitz antes de frotar la cara contra su pecho.
Paul se dio cuenta de que tenía que tomar una decisión. Si quería ser amigo de ____, tenía que olvidarse de sus sentimientos románticos hacia ella. No podía besarla ni hacer ninguna de las otras cosas que deseaba hacer. Era demasiado pronto. Y debía tener en cuenta que era muy posible que ella nunca lo viera como a una posible pareja, ni siquiera cuando se hubiera curado su corazón roto. Lo que ____ necesitaba era un amigo. Lo necesitaba a él. Y no iba a abandonarla cuando más lo necesitaba, por mucho que le costara guardarse sus sentimientos.
Así que, en vez de quedarse dormido a su lado, la llevó a su habitación y la acostó en su cama. La tapó bien y, cuando se convenció de que estaba cómoda, cogió una almohada y una manta y se instaló en el sofá.
Pasó buena parte de la noche frustrado, mirando el techo, mientras ____ dormía profundamente en su cama.

Mientras _____ pasaba la noche en el apartamento de Paul, Tom estaba sentado en la habitación del hotel, mirando fijamente la pantalla del ordenador portátil. Acababa de recibir un nuevo correo electrónico de su jefe, Jeremy Martin, recordándole el capital personal y profesional que había gastado para salvarle el culo. Como si necesitara que se lo recordara.
La mirada se le fue hacia el anillo. Resistió el impulso de quitárselo para releer las palabras que había grabado en él. Mientras lo hacía girar en el dedo, maldijo su último fracaso.
Harvard le había informado amablemente de que su candidatura había sido rechazada en favor de la profesora Marinelli. Ese rechazo era una nueva manera de fallarle a _____. Aunque ya no tenía importancia. ¿De qué le iba a servir estar en Harvard si ella no lo perdonaba?
Tom maldijo amargamente. ¿De qué le servía estar en ninguna parte si ella no lo perdonaba? Incluso en aquella habitación de hotel, ____ estaba con él. Estaba en su ordenador, en su teléfono, en su iPod, en su cabeza.
Sobre todo en su cabeza. No había mentido cuando le dijo que nunca olvidaría el momento en que había visto su cuerpo desnudo por primera vez. Cómo bajaba tímidamente la vista hacia el suelo y se ruborizaba bajo su mirada ardiente.
Recordaba cómo contemplaba él sus ojos oscuros mientras ella temblaba bajo su cuerpo, con los labios rojos entreabiertos, respirando entrecortadamente. Esos ojos que se habían abierto asombrados cuando había penetrado en su interior.
____ había hecho una mueca de dolor. Curiosamente, podía recordar todas las veces que le provocó esa reacción. Y habían sido muchas. Como cuando la había hecho sentirse avergonzada por ser pobre; o la primera vez que la llevó a la cama en brazos; y cuando le enredó los dedos en el pelo y ella le había rogado que no le sujetara la cabeza; cuando admitió que había aceptado separarse de ella...
¿Cuántas veces podía lastimarla en una sola vida?
Se había torturado escuchando los mensajes que ____ le había dejado en el buzón de voz, mensajes que no había respondido. Se habían ido volviendo cada vez más descorazonados, hasta que habían acabado por desaparecer. No podía culparla. Era evidente que no le habían llegado sus mensajes, con la excepción del correo electrónico. Lo abrió, tratando de imaginarse su reacción.
*Deja de intentar ponerte en contacto conmigo. Se ha terminado. Saludos,
Prof. Tom J. Kaulitz Profesor Departamento de Estudios Italianos/ Centro de Estudios Medievales Universidad de Toronto*
Una risa amarga que reconoció como la suya resonó en la habitación. Por supuesto, ése era el único mensaje que se iba a creer, no los otros. La había perdido para siempre. ¿Y qué esperanza le quedaba sin ella?
Tom recordó una conversación que habían tenido los dos sobre uno de los libros favoritos de Grace, A Severe Mercy. Los personajes de la novela estaban convencidos de que habían convertido su amor en una idolatría. Se habían amado y adorado tanto que su vida espiritual se había resentido.
Tom sabía que había hecho lo mismo con ____. La había adorado, convencido de que era la luz que mantendría la oscuridad alejada de su vida.
La había amado tanto que había accedido a separarse de ella para proteger su futuro. Pero, al dejarla, corría el riesgo de no volver a tener su amor nunca más. El amor que sentía por Beatriz era la causa de que estuvieran separados. El destino había jugado con ellos del modo más cruel.
¿Qué estaría haciendo Paul? Lo más seguro era que estuviera aprovechando la oportunidad para consolar a ____. Y ese consuelo podía llevarlos hasta... Tom no se podía imaginar que ella le fuera infiel. Pero sabía que pensaba que su relación había terminado. Paul sólo tenía que ofrecerle un hombro sobre el que llorar y estaría de vuelta en su vida, en su apartamento, en su mente.
«Follaángeles.»
Sólo encontraba consuelo en la música y la poesía, aunque era un consuelo muy parecido a la tortura. Apretando un botón, volvió a escuchar a Sting cantando la historia de David y Betsabé. Mientras la música sonaba, la vista se le fue hasta los versos que relataban la muerte de Beatriz en La Vita Nuova, versos que le resultaban dolorosamente familiares.
Una desgracia tan terrible lo asuela que ni siquiera pensar en ella lo consuela. Las lágrimas se niegan a ayudarlo. Suspira y sufre, negándose a encontrar el consuelo (excepto el de la muerte, que acorta el sufrimiento). Recuerda el breve paso por esta tierra de la que estuvo entre nosotros y ya no está. Mi pecho se afana, entre suspiros, pensando continuamente en ella, por la que mi corazón late entrecortado. A menudo pienso en la muerte y me asalta un deseo tan intenso que me altera hasta el color de la cara. Y si la idea se asienta, mis miembros se agitan como si estuviera poseído. Cuando me doy cuenta, me aparto de la gente avergonzado. Luego la llamo a gritos en un lamento cargado de dolor. Beatriz, la llamo, ¿de verdad estás muerta? Y mientras la llamo, hallo consuelo.
Tom cerró el documento y acarició con un dedo el retrato de la preciosa mujer que adornaba la pantalla de su portátil. Durante los próximos días acabaría su trabajo y quedaría libre de responsabilidades, pero lo haría sin Beatriz a su lado para ayudarlo y consolarlo. En su ausencia, tal vez sucumbiría a antiguas tentaciones para mitigar el dolor.

CAP 33
Un viernes de mediados de abril por la tarde, ___ llegó al piso de Rachel y Aaron en Filadelfia. La primera idea era que Rachel viajara a Toronto y le llevara el vestido de dama de honor, pero a ésta se le habían complicado las cosas en el trabajo. Como Rachel estaba tratando de guardarse días de vacaciones para poderse ir de luna de miel, ____ accedió a salir de su agujero de hobbit.
Su amiga la recibió con un abrazo y la acompañó hasta el salón. ____ miró la carpeta llena de muestras de tela.
—¿Ya has acabado con los preparativos de la boda?
Rachel negó con la cabeza.
—No, no del todo. Pero ahora no quiero hablar de la boda, quiero que hablemos de ti —dijo, mirándola con preocupación—. Lo tuyo con Tom ha sido un golpe muy fuerte. Nos ha pillado a todos por sorpresa.
—Ya. —____ hizo una mueca de dolor—. A mí también.
—No contesta al teléfono ni responde a los correos electrónicos. Créeme, lo hemos intentado. Scott me mandó una copia del correo que le envió y te aseguro que no se mordió la lengua. ¿Sabías que Tom estuvo en Selinsgrove hace un par de semanas?
—¿En Selinsgrove? —repitió ____, sorprendida—. Pensaba que estaba en Italia.
—¿Qué te hacía pensar eso?
—Creía que habría ido allí a escribir su libro. Y, de paso, a esconderse de mí.
—Menudo idiota. —Su amiga maldijo en voz baja—. ¿No se ha puesto en contacto contigo?
—Sólo me envió un correo notificándome que lo nuestro había terminado. —Buscando en su bolso, sacó unas llaves y un pase de seguridad—. Son de Tom.
Rachel se los quedó mirando confusa.
—¿Qué se supone que tengo que hacer con eso?
—Guardarlo. O dárselo a tu padre. Se lo habría enviado por correo, pero como no quiere que me ponga en contacto con él...
Rachel lo dejó sobre una de las carpetas de muestras. Luego, pensándolo mejor, lo guardó en un cajón del comedor, que cerró con una palabrota.
—Sé que estuvo en la antigua casa de mis padres porque una de las vecinas llamó a mi padre para quejarse. Al parecer, Tom escuchaba música hasta las tantas de la noche y merodeaba por los alrededores.
La mente de ____ se desplazó al huerto de manzanos. Tenía cierta lógica que hubiera ido a buscar consuelo al único lugar en el mundo donde había encontrado la paz: su paraíso. Aunque, dada la implicación de ____ con aquel lugar, le extrañaba un poco. Negando con la cabeza, trató de no pensar en ello.
Rachel se volvió hacia ella.
—No entiendo por qué ha hecho una cosa así. Tom te quiere. No es de esos hombres que se enamoran fácilmente, ni de los que pronuncian palabras de amor si no las sienten. Ese tipo de sentimiento no desaparece de la noche a la mañana.
—Es posible que me quisiera. Pero parece evidente que no tanto como a su trabajo. O tal vez haya decidido volver con ella.
—¿Con Paulina? ¿Está metida en esto? No sabía nada. —Los ojos de Rachel se encendieron de indignación.
—Hasta hace poco más de un año, seguían viéndose.
—¿Qué?
—En Navidad discutimos por ella y... otras cosas y me confesó que su historia era más reciente de lo que yo pensaba.
—Nunca había oído hablar de ella hasta que se presentó en casa de mis padres.
—Yo sabía que existía, pero Tom me hizo creer que las cosas habían acabado entre ellos en Harvard. Aunque, en realidad, se habían seguido viendo.
—¿No creerás en serio que te ha dejado por ella? Después de Florencia. Después de lo que habéis vivido.
—Yo ya me lo creo todo —replicó ____ con frialdad.
Rachel gruñó y se tapó los ojos con las manos.
—Qué desastre. Mi padre está muy disgustado, igual que Scott. Cuando se enteró de que Tom estaba en Selinsgrove, quería ir allí para hacerlo entrar en razón a puñetazos.
—¿Y lo hizo?
—Tammy necesitaba que se quedara con el niño, así que Scott decidió que ya le patearía el culo otro día.
____ sonrió con ironía.
—Puedo imaginarme la conversación.
—Scott está loco por Tammy. Están tan acaramelados que da hasta rabia.
—Me alegro de que vengan a cenar.
Su amiga miró la hora.
—Creo que debería empezar a preparar la comida. Llegarán pronto para darle de cenar a Quinn antes. La vida de Scott ha dado un vuelco. Todo gira alrededor del niño.
____ la siguió hasta la cocina.
—¿Qué opina tu padre de Tammy?
Rachel rebuscó en la nevera.
—Le gusta y adora al bebé. Cualquiera diría que es su nieto de verdad. —Dejó los ingredientes para la ensalada sobre la encimera y añadió—: ¿De verdad crees que Tom volvería con Paulina?
Aunque no quería decirlo en voz alta, sí, ___ lo creía posible. Había cambiado mucho por ella, pero ahora que ya no estaban juntos era posible que regresara a sus viejas costumbres.
—Ya sabes lo que dicen: más vale malo conocido que bueno por conocer.
—No creo que ella estuviera muy contenta con esa definición. —Rachel se apoyó en la encimera—. ¿No crees que en la universidad lo obligaron a apartarse de ti?
—Probablemente. Lo que no entiendo es que él lo aceptara. ¿Cómo se puede obligar a nadie a abandonar una ciudad? ¿Van a decirle también lo que tiene que hacer durante su excedencia? Si Tom quisiera hablar conmigo, me llamaría por teléfono. Y no lo ha hecho. La universidad le ha puesto en bandeja la excusa que necesitaba para romper conmigo. Probablemente ya lo tenía planeado desde el principio.
____ se cruzó de brazos. Era más fácil dar voz a sus miedos con Rachel que a solas en la oscuridad.
—Qué desastre —repitió su amiga, volviéndose para lavarse las manos.





Hola!!! bueno, vuelvanme a amar xD ... les agrege dos caps ... uno con partes y otro sin partes :)) ... ya salio Tom de nuevo y el pobre sufre, ____ lo odia y yo si fuera ella tambien lo haria, el hombresito ni siquiera les dedica una llamada pero es por una buena causa, es por ella, para no perjudicarla, ya ustedes veran porque ... Bueno sin mas que decir me despido y una disculpa por no haberles agregado y si hasta ahora, me daba huevita D: ... Bueno ya saben 4 o mas comentarios y les agrego mañana :)) Adios 
Nota: sigue la misma cancion Half a Heart --- es tan hermosa *-* one direction, oiganla en el reproductor de arriba en el blog ... -.- oiganla ... Bay

4 comentarios:

  1. alfin se sabe algo mas de tom .. pobresito se lo merece que sufra jumm 3:) ... me encanto el cap :)

    ResponderEliminar
  2. Tom lo hace por Harvard no? O hay otra cosa mas??

    Quien no estaria disgustada con Tom si ni le llana y encima le deja ese correo..
    La bronca q se armara entre Tom y Scoot!!
    Paul me da ternura :)

    Siguelaaa esta buenizimaa.. Muero por leer mas *.*

    ResponderEliminar
  3. OMG me encanta ... me da pena paul :/ quiere tanto a (tn)
    pobre de tom cuando scott lo vea ahahha
    sube pronto :)

    ResponderEliminar
  4. Por fin apareció Tom, q mal q no haya llamado a (Tn) y lo peor es ese correo q le dejo es muy doloroso para ella :S se q Tom sufre pero (Tn) también y q bueno q lo odie y ojala (Tn) le de una oportunidad a Paul xq el siempre ha estado con ella y tiene buenas intenciones, quisiera q eso pasara para ver q hará Tom, el volverá con Paulina??? no creo q eso suceda aunque (Tn) si lo cree :S me encanto espero el proximo!!!!

    ResponderEliminar